Récord histórico de generación mensual con energía eólica

Tras un invierno caracterizado por la calma atmosférica, en el que la Península Ibérica se ha visto afectada por un bloqueo anticiclónico constante, el mes de abril ha deparado un cambio sustancial. Estos cambios en los patrones atmosféricos han dado como resultado un paso más continuado de los sistemas de bajas presiones, generando sobre la Península situaciones de inestabilidad caracterizadas por un aumento cuantioso de las precipitaciones, temperaturas por debajo de la media y un incremento en la velocidad media del viento sobre todo el territorio.

Como consecuencia de todo ello, la producción eólica alcanzada durante este mes de abril ha batido un nuevo récord, habiéndose superado la cifra de los 5.000GWh (más en concreto 5.357GWh) y habiendo cubierto un 25,7% de la demanda energética del país. De la misma manera, durante este mes de abril, y más en particular el día 18 a las 16:41 horas, se ha alcanzado el máximo histórico de potencia instantánea con un total de 16.636MW (ver Figura 1). Por su parte, la cobertura de demanda eléctrica con eólica cifró un nuevo techo con un 61,06% el día 19 a las 1:37 horas.

Figura 1: Generación en MW durante el día 18 de abril de 2012 (Fuente: Red Eléctrica Española)

Los máximos alcanzados en este mes son el resultado de la conjunción de dos factores clave: por un lado el sucesivo incremento de la potencia eólica instalada en España (se incremento en más de un 5% durante el 2011) y por otro, las condiciones meteorológicas favorables ya comentadas previamente. Es este segundo factor en el cual nos vamos a detener de manera más detallada.

Como se ha citado en el primer párrafo, el patrón atmosférico que nos ha venido acompañando durante todo este invierno es el de bloqueo anticiclónico, esto es, un anticiclón de las Azores mucho más reforzado de lo habitual al oeste de la Península y situado en latitudes demasiado septentrionales para lo correspondiente a la época tal y como puede verse en la Figura 2. Esta situación ha provocado una ausencia prácticamente total del paso de borrascas por la Península Ibérica que son las que traen precipitaciones y vientos intensos. De hecho, el invierno 2011-2012 se ha caracterizado por ser uno de los más secos de la serie histórica y en particular el más seco en Madrid desde que se tienen datos hace 153 años.

Como puede apreciarse en la Figura 2, esta situación de bloqueo continuado produjo una reducción drástica del viento en superficie en toda la fachada atlántica europea, siendo especialmente significativo en el oeste y noroeste de la Península, donde las anomalías llegaron a alcanzar valores entre 1 y 2m/s. Esta reducción afectó de manera significativa a la producción energética de los parques de Galicia y Castilla y León, que a finales de 2011 suponían casi un 40% de la potencia total instalada en todo el territorio nacional. 

Figura 2: Anomalía de presión a nivel de mar y de velocidad de viento en superficie de enero a marzo del 2012 respecto a la media de la serie 1981-2010 (Fuente: NCEP/NCAR reanalysis de la NOAA)

No obstante, conviene destacar que la situación sinóptica que tuvo lugar durante el mes de febrero con un anticiclón permanente en Centroeuropa y una baja fría muy potente en el Mediterráneo canalizando vientos continuos de dirección norte y noreste, permitió alcanzar niveles de producción muy elevados durante dicho mes. Así, los parques situados en el noreste de la Península vieron incrementada su producción de manera significativa al aumentar la velocidad media del viento entre 1 y 3m/s (ver Figura 3). De hecho, la producción durante el mes de febrero alcanzó los 4884GWh.

Figura 3: Anomalía de velocidad de viento en superficie de febrero del 2012 respecto a la media de la serie 1981-2010 (Fuente: NCEP/NCAR reanalysis de la NOAA)

En la Figura 4 puede observarse la configuración descrita anteriormente para el día 4 de febrero. Durante estos primeros días de mes las rachas de viento alcanzaron los 90 y 100km/h en zonas del valle del Ebro y amplias zonas de Cataluña.

Figura 4: Predicción de la presión en superficie y altura geopotencial a 500mb para el día 4 de febrero a las 7:00 horas (Fuente: www.meteociel.fr)

Durante el mes de abril, el panorama atmosférico se tornó completamente distinto.  Así la dorsal en altura que durante la mayoría del invierno se encontró ubicada al oeste de la Península se desplazó aún más hacia el oeste y tendió a debilitarse relativamente frente a los meses anteriores. Esto llevó consigo un aumento considerable del número de sistemas de bajas presiones que consiguieron atravesar el territorio nacional. Así, en la Figura 5 puede observarse una clara anomalía de presión negativa sobre todo el oeste de Europa.  Como puede apreciarse, este cambio en el patrón supuso la entrada continua de vientos del oeste de intensidad moderada a fuerte que afectaron de manera homogénea a toda la Península, registrándose anomalías positivas de viento en superficie entre 0.5 y 1.5m/s, dando lugar al récord de producción mensual citado anteriormente.

Figura 5: Anomalía de presión a nivel de mar y de velocidad de viento en superficie de abril del 2012 respecto a la media de la serie 1981-2010 (Fuente: NCEP/NCAR reanalysis de la NOAA)

Como ejemplo representativo del régimen predominante de vientos, se muestra en la Figura 6 la situación sinóptica del día 18 de abril, en la que puede verse la entrada de vientos moderados a fuertes de componente oeste debido a la proximidad de las isobaras sobre la Península (cuanto mayor es el gradiente de presión, esto es, cuanto más juntas estén las isobaras, mayor intensidad adquiere el viento).

Figura 6:  Predicción de la presión en superficie y altura geopotencial a 500mb para el día 18 de abril a las 20:00 horas (Fuente: www.meteociel.fr)