Estados Unidos renueva su atlas eólico

Hace ya casi veinte años que el gobierno federal del gran país del norte de América no radiografiaba sus vientos. Y es que su último mapa eólico data de 1993. Pues bien, el Departamento federal de Energía (DoE son sus siglas inglesas) acaba de publicar un atlas eólico de alta resolución que cubre los emplazamientos terrestres y marinos de todo el país.

El atlas es accesible al público en el sitio de Wind Powering America, inciativa de promoción eólica del DoE. Allí, se encuentran tres secciones principales. La sección marina ofrece datos del recurso con medidas a 90 metros de altura y hasta 90 kilómetros de la costa, mientras que el recurso terrestre en los grandes emplazamientos ofrece medidas a 80 metros, con resolución de 2,5 kilómetros cuadrados, además de enlaces a los atlas eólicos estatales. El tercer apartado es para las instalaciones comunitarias en emplazamientos pequeños y dispersos. Los valores del atlas están actualizados hasta el mes de marzo de 2010.

Uno de los detalles que sobresalen a primera vista del atlas terrestre a 80 metros es la banda azul que se estira a lo largo de los estados centrales del país, desde las fronteras mexicana y canadiense. Se trata, concretamente, de los estados de Texas, Nuevo Mexico, Oklahoma, Kansas, Iowa, Nebraska, Wyoming, Minnesota, Dakota del Sur, Dakota del Norte y Montana. A cada lado, las velocidades se van desacelerando hasta alcanzar los cuatro-cinco metros por segundo cerca de la costa. Luego, en los emplazamientos marinos, las velocidades vuelven a subir, sobre todo en aguas de California y Oregón, en el oeste; y de Delaware, Nueva Jersey, Virginia y Maryland, en el noreste, donde se sitúan entre ocho y doce metros por segundo. 

FUENTE: Renewable Energy Magazine